Alimentos Procesados San Agustín S.A. de C.V.,es una empresa dedicada desde hace más de 8 años a la elaboración y comercialización de productos cárnicos de valor agregado para el consumidor final. En vista del alto crecimiento en la demanda de productos alimenticios de mayor conveniencia, San Agustín comenzó con la comercialización de carnes cocidas y deshebradas para el mercado de detalle e impulsando el desarrollo de un producto innovador como lo es la carne de trompo de cerdo para el mercado de autoservicios.

Hoy, tanto cadenas de autoservicios como HEB, Wal-Mart, Soriana, Chedraui, S-mart y Wendys entre otras, así como el consumidor final, reconocen la calidad y el producto de carne de trompo de cerdo San Agustín, siendo este líder en el mercado a nivel regional.

La empresa atiende directamente más de 450 tiendas entre autoservicios, carnicerías y restaurantes, con presencia en las ciudades de Monterrey, Saltillo, Torreón, Monclova, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Piedras Negras, Durango, San Luis Potosí, Rio Bravo y Cd. Victoria, entre otras. Se desarrolló igualmente un producto de carne de trompo de res para el autoservicio, siendo Tiendas Soriana el primer cliente con quien se introdujo al mercado el nuevo producto.

En conclusión, Alimentos Procesados San Agustín S.A. De C.V. Ha adoptado una estrategia de crecimiento con la finalidad de desarrollar más productos cárnicos de valor agregado, atender un mayor número tiendas de nuestros clientes actuales de cadenas de autoservicio, aumentar el número de clientes a nuestra cartera, incrementar y aprovechar la distribución con que la empresa cuenta en estos momentos. Nuestro crecimiento real en el segmento de productos cárnicos ha sembrado bases sólidas para el futuro, nos dará una mayor consolidación en el mercado y las ventajas necesarias para alcanzar los objetivos mencionados.

 

Ventajas:

 

  Producto Fresco
  Hasta 50 días de caducidad
  Porciones por envase: 14
  Materia Prima de importación
  Presencia en toda la república Mexicana
  Fácil de preparar
  Recetas al reverso del empaque